Mosaics Martí

MOSAICS MARTÍ, desde 1913

Durante la segunda mitad del siglo XIX se desarrollan los productos derivados del cemento. Uno de estos derivados fue el pavimento o mosaico hidráulico.

En los orígenes de la fabricación del pavimento hidráulico las prensas eran manuales. Poco a poco la aplicación del vapor aventajó la acción del hombre en favor de las prensas. Las máquinas aligeraban el trabajo, pero en última instancia eran las manos del operario las que aseguraban un producto muy acabado y de calidad.

Los mosaicos hidráulicos llegan a su máximo esplendor con el Modernismo. Los arquitectos modernistas diseñan los mosaicos que lucen en los principales edificios y obras de finales del siglo XIX y principios del XX.

El linaje continuó con sus hijos Bernat, Ricard y Pere. A finales de la década de los 50, la presión de otros productos (terrazos, cerámicas, gres) hace que desaparezca por completo la producción de mosaicos hidráulicos. A pesar de esto, la calidad, la belleza y la originalidad del producto persistían.

Por este motivo durante la década de los años 80, los nietos de Bernat Martí recuperamos la producción y la tradición de los pavimentos de mosaico hidráulico bajo el nombre de Mosaics Martí.

Ha sido un trabajo de recuperación del proceso productivo de los mosaicos y a su vez, de la industria auxiliar en la rehabilitación de las prensas, ajuste de los moldes y la realización de trepas, entre otras.

En Mosaics Martí nos esforzamos cada día para ofrecer –en los albores del siglo XXI- unos mosaicos hidráulicos que combinen el buen hacer artesanal con las mejores materias primas y así obtener el mejor resultado en nuestros mosaicos.